El transporte de mercancías por carretera a nivel nacional sigue un buen camino, al menos en lo que se refiere a actividad. Y es que durante el segundo trimestre de 2015 se ha movido un 4% más de mercancías por este medio de transporte. Asimismo, el número de empresas dedicadas al transporte de mercancías por carretera se incrementó en 1,4 por ciento hasta el pasado mes de septiembre, fecha que coincide con el nuevo mínimo anual en el precio del gasóleo.

Por su parte, el Ministerio de Hacienda planteó, con el apoyo de buena parte del sector del transporte, elevar el límite que regula la posibilidad de los transportistas para acogerse al régimen de módulos, beneficiando enormemente a los autónomos dedicados al transporte por carretera. Sin embargo, no todos son buenas noticias, y es que el transporte de mercancías por carreteras en España también se enfrenta a numerosos problemas.

blog_road_transport

Una gran parte de las dificultades relativas a la coordinación, accesibilidad y buen funcionamiento del transporte de mercancías por carretera se registra en las grandes ciudades de nuestro país así como en las áreas metropolitanas. La congestión del tráfico es un peligro autentico que amenaza también la calidad de los servicios de transporte de mercancías.

En este sentido, es esencial combinar, especialmente en las áreas urbanas, soluciones que aumenten la oferta de infraestructuras y servicios de transporte de calidad con soluciones para reducir la movilidad en estas áreas, tanto de viajeros como de mercancías.

Del mismo modo, la brecha que aún existe entre la oferta tecnológica para el transporte sigue siendo muy grande para las compañías del sector. Las deficiencias en términos de estrategia de negocio así como de formación del personal impiden que estos recursos tecnológicos puedan convertirse en un valor añadido para las empresas de transporte de mercancías por carretera y sus clientes.

Servicios de optimización del transporte por carretera como GoalDriver® permiten una eficaz gestión de conductores y otros colectivos, lo que logra una planificación mucho más eficiente en las empresas de transporte. Esto supone un importante avance para estas compañías para hacer frente a estos problemas y mejorar la calidad de su servicio.

Más allá de la problemática general a la que se enfrenta el transporte por carretera en nuestro país, también se han producido durante estos meses ciertas acciones que afectan al sector y que suponen un hándicap a superar. Así, el pasado mes de septiembre, el Ministerio de Fomento suspendió la reunión sobre el desvío voluntario de vehículos pesados a las autopistas de peaje sin dar explicaciones, algo que los transportistas calificaron como “descortés, desconsiderado e injustificado”.

También se han dado algunas actuaciones a nivel regional como la propuesta de Cataluña para prohibir que los camiones circulen por la carretera N-340. Una acción que pronto ha recibido la respuesta del sector, que ya ha propuesto una lista de medidas con el fin de reducir la siniestralidad de esta carretera.

El sector del transporte frigorífico por carretera también se ha visto perjudicado por las sanciones por un total de 8,85 millones de euros impuestas por la CNMC a 12 empresas del sector y a la propia Asociación Española de Empresarios de Transportes Bajo Temperatura Dirigida (ATFRIE).

Estos son sólo algunos ejemplos de los problemas a los que se ha enfrentado el transporte de mercancías por carretera en España. Un punto de partida en el que todas las empresas del sector tendrán que trabajar duro para ir mejorando y conseguir afianzar el crecimiento de un sector que no puede dejar e evolucionar ni de incorporar en todos sus procesos los últimos avances tecnológicos.

Micaela Gomez

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • 17 − ocho =