La famosa Ruta de la Seda que protagonizó los míticos viajes de Marco Polo vuelve a la actualidad al alzarse como una de las claves económicas del nuevo y ambicioso plan de China. Así, el gigante asiático pretende dar pie a la Nueva Ruta de la Seda que conectaría China con Europa, y con la que comenzaría la batalla por el control de Eurasia entre Oriente y Occidente.

De esta manera, el proyecto chino tiene por objetivo extender por más de 12.000 kilómetros de distancia una red de trenes de alta velocidad, carreteras y autopistas. Sin embargo, la cosa no queda ahí, ya que también se pretende crear una ruta marítima que enlazaría China con el golfo Pérsico y el Mar Mediterráneo a través de Asia Central y el Océano Índico. La Nueva Ruta de la Seda de China uniría así tres continentes (Asia, Europa y África) convirtiéndose en el corredor económico más grande del mundo.

blog_seda_china

El programa de esta Nueva Ruta de la Seda comprende dos iniciativas fundamentales: la Franja Económica de la Ruta de la Seda, con la que se mejorarían las conexiones terrestres y, por otro lado, la Ruta de la Seda Marítima del siglo XXI, que se centraría en las conexiones por mar.

El sector terrestre de este ambicioso proyecto atravesaría China de este a oeste y llegaría a los países de Asia Central para continuar su ruta hacia Europa, creando así una alternativa más rápida para el transporte de productos entre estos países que la actual vía marítima. Una red en la que se incluye la ruta ferroviaria Madrid- Yiwu que se estrenó en diciembre del año anterior, y que ahora llega también a los Países Bajos, concretamente a la ciudad de Rotterdam, dónde el pasado mes de julio comenzó a operar el Rail Service Center procedente de China.

La Nueva Ruta de la Seda de China supone un importante avance en las actuales redes de transporte a nivel internacional, pero también una gran oportunidad económica. Así, la inversión China en infraestructuras motivará que sean muchos los países que se decanten por la mejora de las rutas de transporte actuales, especialmente a nivel ferroviario, con el fin de fomentar las relaciones comerciales con el gigante asiático.

Las primeras beneficiarias de las oportunidades que ofrece la Nueva Ruta de la Seda de China serán las empresas de construcción, transporte y logística que puedan competir con el fin de adjudicarse la construcción y posterior funcionamiento de las nuevas infraestructuras que se creen a raíz de la misma.

Este proyecto supone un creciente nicho para el transporte ferroviario entre China y Europa, que conseguiría gracias a esta ruta un ahorro de tiempo sustancial respecto a la vía marítima. Y es que las perspectivas de reducción de tiempos y costes en el transporte de larga distancia por ferrocarril son bastante importantes, lo que supone un aumento de la competitividad en este sector.

En este sentido, la mejora de las rutas de transporte a través de sistemas de optimización es esencial hoy en día. Los sistemas de optimización del transporte ferroviario de larga distancia como GoalRail® de Goal Systems permiten conseguir una mejor optimización de los costes así como potenciar la calidad con el fin de poder competir en el mercado actual. Sistemas que se alzarán como esenciales para esta red de transporte terrestre de la Nueva Ruta de la Seda.

Micaela Gomez

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • 18 − diecisiete =