México es el segundo país más poblado de América Latina, con una población que supera los 120 millones de habitantes. Con estas dimensiones, el transporte público y privado cobra un interés estratégico para los movimientos en las ciudades y entre las distintas grandes urbes.

La distribución de la movilidad urbana en la región recae en más de un 80% en concesiones a personas físicas, dejando un bajo porcentaje en manos de empresas constituidas formalmente y con experiencia en el sector.  Esto tiene unas consecuencias directas, como es la formación de sistemas poco organizados y deficientes; sobredimensionados en cuanto al número de vehículos; parques vehiculares de muchos años de servicio y altamente contaminantes y, la más importante, altos índice de accidentes.

blog_mexico_transport

Todo ello pone de manifiesto la necesidad de mejorar e incrementar el control, la optimización y, por ende, la calidad del transporte.

En este sentido, y desde hace poco más de una década, los gobiernos municipales, estatales y federales se han dado a la tarea de buscar alternativas para evolucionar, mejorar y profesionalizar el transporte público urbano y suburbano en las ciudades más importantes de la República Mexicana. Y lo han hecho mediante Planes Integrales de Movilidad Urbana Sustentable (PIMUS), Sistemas Integrados de Transporte de Pasajeros (SITP) y modelos de Bus Rapid Transit (BRT), con el objetivo de emular modelos de transporte exitosos del Sur de América.

Actualmente existen en funcionamiento 9 sistemas de transporte BRT, 8 en proceso y algunos más en planes, estimando que puedan llegar hasta 30 el número de sistemas de BRT en el territorio mexicano. Estos sistemas pasaran a ser parte en el futuro de un SITP, donde trabajaran de forma conjunta, BRT, líneas alimentadoras, líneas auxiliares, metros u otros sistemas de transporte.

Ejemplo de ello es el caso de la ciudad de Querétaro con la “Red Q” que vincula al gobierno mediante un órgano regulador y a todo el transporte concesionado a trabajar de forma conjunta y organizada, donde no hay un BRT.

Sin embargo, la falta de experiencia de los gobiernos, pocos expertos,y otrosfactores políticos y sociales, han provocado que muchos de estos proyectos se retrasen e incluso se cancelen, además de que algunos proyectos ya en operación tengan problemas económicos y operativos, por lo que tendrán que buscar reorganizarse para subsistir.

Por todo lo anterior, Goal Systems se presenta como un partner imprescindible para dotar de profesionalidad y sostenibilidad a los sistemas de transporte mexicanos. Nuestra compañía ya es un referente en el mercado que cuenta con oficinas en el país y lleva acompañando la evolución del sector desde hace muchos años, aportando soluciones para la Planificación Optimizada de recursos para el transporte. Proyectos como Metrobus (México DF), Ecovía (Monterrey) o Macrobús (Guadalajara) lo acreditan.

México es un país lleno de posibilidades de desarrollo y sus redes de transporte tienen que responder a esta idea. Por ello, la experiencia de una multinacional líder en optimización en el transporte es imprescindible para ayudar a sus clientes a en todas sus operaciones.

Actualmente organizaciones gubernamentales y no gubernamentales están apoyando los proyectos de transporte, desde perspectivas administrativas, técnicas y económicas, que buscan garantizar la calidad y la sustentabilidad de los mismos, organizaciones como el banco mundial, BANOBRAS mediante su programa POTRAM y CTS Embarq. Y replicar proyectos exitosos como el Metrobus del DF, Macrobus de Guadalajara o el Optibus de León.

Pablo MantenimientoWeb

1

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • dos − 1 =