La Unión Europea quiere promocionar un sistema de transporte de mercancías altamente competitivo, eficiente y que enlace las principales plataformas logísticas del continente. Son las llamadas autopistas del mar, una red de rutas marítimas que en 2020 se espera que conecten entre sí los principales puertos europeos y a éstos, a su vez, con los grandes centros de distribución de mercancías por carretera y ferrocarril. El objetivo es reducir los costes de transporte que derivan en aumentos de precios de los productos, optimizar el transporte por carretera y limitar el daño ambiental que genera este cada año.

blog_autopistas_mar_2015

La intención de la Comisión Europea es adjudicar un contrato público para el estudio sobre las prioridades de las autopistas del mar en la red TEN-T. El contrato tendrá una duración de 27 meses y su valor estimado puede alcanzar hasta los 750.000 euros. Para ello es necesario un análisis profundo y detallado sobre la cobertura de los puertos existentes, los enlaces marítimos, la evolución del mercado, así como los obstáculos técnicos, administrativos y de infraestructuras que tenga el transporte marítimo.

La Comisión Europea presenta este proyecto como alternativa competitiva y ecológica para la optimización del transporte por carretera. Sus principales motivaciones no son otras que la gestión de conductores, la prevención del eventual colapso de las carreteras y la reducción de emisiones contaminantes para así favorecer al desarrollo sostenible y cumplir con las consignas que abogan por la responsabilidad social corporativa.

El miedo a la competencia de esta alternativa a la carretera ha desaparecido en los empresarios, que ya ven este sistema como un medio de crecimiento de su productividad por la regulación de los tiempos de trabajo de los conductores. Además evitan riesgos y accidentes en la ruta y tienen aspectos medioambientales positivos. Eso siempre que se realice este servicio de manera regular y dé garantías al cliente.

Y es que una de las ventajas de las autopistas del mar es la mejora de la productividad como consecuencia de la regulación de los tiempos de trabajo de los conductores, que evita numerosos riesgos y accidentes en ruta. En este sentido, es inevitable hablar de los sistemas de optimización de flotas como los que ofrece Goal Systems.

Un buen ejemplo es el de GoalDriver®, un software de gestión de conductores y otros colectivos que permite gestionar de forma eficaz la planificación de personal en las empresas de transporte. Con esta solución se pueden resolver diversos escenarios de un mismo modelo, optimizando el calendario de trabajo de los conductores y otro tipo de personal, minimizando los costes, planificando correctamente las variables económicas pero, sobre todo, incrementando su satisfacción y, por tanto, la calidad de su servicio.

No obstante, a pesar del creciente número de ventajas de las autopistas del mar, aún existe una serie de problemas latentes que afectan a éstas en términos de eficacia, actuación y calidad de servicio. Pero mejorando esto, según los técnicos de la Asociación Short Sea Promotion Centre Spain el ahorro de costes con las autopistas de mar podría alcanzar el 20%, incluso más si el transporte se realiza en barcos que consumen combustibles más baratos, como el gas licuado.

No cabe duda de que en el transporte de mercancías es esencial la máxima eficacia para obtener una calidad óptima, da igual que se transporten por mar, carretera o ferrocarril. Goal Systems es plenamente consciente de ello y por eso ofrece la máxima optimización para las operaciones de transporte y el máximo ahorro y control de todos los recursos.

Micaela Gomez

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • 2 × cinco =