El sector ferroviario está en constante evolución y por ello precisa de cambios y legislaturas que permitan un mejor funcionamiento y un mercado más activo. Por ello la Unión Europea aspira a liberalizar el sector e incrementar su competición y eficacia. De este modo, ya son muchos los países que han evolucionado hacia el nuevo modelo del transporte ferroviario y Finlandia ha sido el último en sumarse a la iniciativa.

blog_finland

El país escandinavo aún está estudiando el mejor procedimiento para liberalizar el transporte ferroviario de viajeros pero el Ministro de Transportes es contundente en afirmar que sin competencia no se puede evaluar la rentabilidad del transporte ferroviario ni su calidad. De esta manera, se prevé aprobar una ley en 2016 para liberalizar el sector. La ley supondrá el cese de los derechos exclusivos de la empresa estatal de ferrocarriles (VR Grupo) y permitirá a otras empresas proponer proyectos de gestión y optimización del sector.

El Gobierno de Finlandia quiere que el proceso de liberalización sea lo más rápido y eficaz posible. Para conseguirlo, debe renegociar los derechos de exclusividad del VR Grupo que terminan en 2024. El contratiempo se ha resuelto con un acuerdo a cuatro años para la prestación de servicios de obligación pública, que incluye cortes en algunas líneas que se utilizan poco.  De este modo, el Transporte Regional de Helsinki (HKL) prevé sacar a concurso los servicios de cercanías de la capital cuando los derechos de VR Grupo terminen.

El proceso de liberalización del transporte ferroviario de viajeros en Europa comenzó en los años ochenta cuando las empresas de ferrocarril comenzaron a perder pasajeros y a depender de financiación pública. El primer país en adoptar el método fue Suecia que tuvo grandes ventajas como una reducción del nivel de subsidios públicos y disminución de los precios de las líneas regionales. A lo largo de los años más países han optado por liberalizar el sector. Uno de ellos ha sido Alemania que ha encontrado una exitosa fórmula que le coloca como el tercer país más liberalizado.

Alemania ha optado por el modelo de integración, “con separación legal, financiera, organizativa y funcional de la gestión de la infraestructura, y existencia de una empresa holding que posee, al menos, un accionista privado”[1]. De este modo, la antigua empresa que ostentaba el monopolio ferroviario, Deutsche Bahn Agaún tiene derecho a participar en los procesos de licitación con su filial DB Regio y otra de sus filiales, DB Netz, controla la red. Además, las Länder (comunidades autónomas de Alemania) han creado agencias que se encargan del transporte local y tienen una gran libertad para organizar y gestionar. Todo ello conforma un tipo de liberalización extremadamente ventajosa y exitosa.

La liberalización del transporte ferroviario de viajeros es una experiencia que aporta enormes ventajas. Los clientes serán los principales favorecidos ya que tendrá mayores posibilidades de transporte y una oferta de producto más amplia. Más aún, la liberalización tiene el potencial de crear nuevos corredores en países emergentes y la oportunidad de que más operadores exploren líneas cuyos trayectos realizaban operadores públicos nacionales. Las experiencias de Suecia, Alemania y ahora Finlandia no hacen más que subrayar su apuesta por la liberalización en el futuro del ferrocarril.

[1]CHECA, A. P. (2011). NOTA SECTORIAL. PRIVATIZACIÓN DE LA RED FERROVIARIA ALEMANA. OPORTUNIDADES DE NEGOCIO .Madrid .

 

Micaela Gomez

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • 11 − uno =