Transmilenio, el organismo que regula el servicio de autobús de la ciudad de Bogotá, es un ejemplo de la innovación y la gestión eficaz de los recursos públicos en el transporte masivo urbano de una ciudad que cuenta ya con más de 10 millones de habitantes.

Esta entidad viene utilizando desde sus inicios hasta la actualidad (va por la tercera fase de ampliación) una versión de GoalBus® específica para entes reguladores que ha ido evolucionando para adaptarse al incremento constante de la demanda y de la oferta.

TRANSMILENIO_ELIGE_GOALBUS

En este sector no es habitual pensar en una programación óptima como una necesidad de primer orden sino más bien como una ventaja adicional de la que se podría prescindir si fuera necesario.Sin embargo, la realidad es justo al revés. Si hay algo de lo que no se debería prescindir bajo ningún concepto es de un sistema de programación óptima de clase mundial como es GoalBus®, y la razón es irrefutable:

“Si hay algo que un ente regulador del transporte urbano no puede permitirse es no satisfacer la demanda. Hacer que los autobuses estén dónde y cuándo se necesitan de forma que el ciudadano pueda moverse es una necesidad de primer orden”.

Esto se consigue con un estudio de la demanda certero (matriz de demanda por línea, sentido y franja horaria) y gracias a una programación óptima de los recursos existentes que satisface dicha demanda, es decir, por línea, sentido y franja horaria.

GoalBus® permite tener en cuenta la demanda existente, cruzarla contra los recursos disponibles y generar una programación optimizada que satisface las necesidades de movilidad del ciudadano.

Logra también mejorar la frecuencia de paso para hacer más expediciones comerciales con el mismo número de buses, disponer de funciones de programación específicas para sistemas de transporte masivo, distribuir la operación entre distintas empresas operadoras, proporcionar variables e indicadores de operación auditables y un largo etcétera de funcionalidades que GoalBus® proporciona a Transmilenio.

¿Y si no se dispone de un sistema así?

No se podría atacar el problema en su conjunto, actualmente 1.560 buses, si no que al tener que resolver toda la operación mediante métodos manuales se perdería sinergia y por lo tanto optimización, lo que se traduce en la necesidad de un número mayor deautobuses para hacer el mismo trabajo (buses extra de los que no se dispone) e introducirlos en una red ya muy saturada. Además sería necesario también contratar a más profesionales para realizar todo el trabajo y se perdería también agilidad y velocidad en la reacción ante el cambio.

Al no ser posible sacar una programación semanal que cumpla la demanda con los buses disponibles tal y como se hace en la actualidad, no sería posible ajustarse a la demanda con la misma agilidad con la que esta cambia. Se empeoraría la calidad del servicio que se resentiría en dos sentidos: no se cumpliría la demanda y se aumentarían los costes de producción que afecta no solo a empresas operadoras sino a todo el sistema en su conjunto.

Pierden tanto los ciudadanos, que no tendrían los buses cuándo y dónde los necesitan, como las empresas operadoras que verían aumentados sus costes de operación de forma injustificada, como Transmilenio que vería mermada su utilidad por pérdida de ingreso.

Afortunadamente esto no es así y Transmilenio tiene el sistema de programación óptima GoalBus® que le ha permitido, entre otros factores, reducir las emisiones contaminantes hasta el punto de convertirse en vendedor de bonos de CO2 mundial.

support

Director Corporativo de Colombia, Región Andina, Centro América y Caribe

Comentarios para: ¿Qué pasaría si no hubiera un sistema de programación óptima en Transmilenio?
  1. Estimado Ángel

    Tendrás una versión demo del goal driver para hacer una prueba piloto aquí en mi empresa ?

    Un abrazo
    Edmundo Reyes


[top]

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • veinte − quince =